Aunque Estados Unidos prohibió el plomo de la pintura en la década de 1970, todavía hay en el medio ambiente y representa una amenaza para la salud de los niños. Un análisis de sangre es la única forma de saber si un niño tiene envenenamiento por plomo, y las demoras en las pruebas por la pandemia pueden haber dejado a algunos niños más vulnerables al envenenamiento por plomo.

El Departamento de Salud Pública de Madison y el Condado de Dane recomienda a los padres que hablen con el proveedor de atención médica de sus hijos sobre las pruebas de envenenamiento por plomo.

“No hay un nivel seguro de exposición al plomo en los niños, y no queremos ver a un solo niño envenenado. Incluso los niveles bajos de plomo pueden provocar problemas de coeficiente intelectual (IQ) más bajo y de aprendizaje, hiperactividad, retraso en el crecimiento, etc.”, dice John Hausbeck, supervisor de Salud Ambiental del Departamento de Salud Pública. “Los padres deben preguntar al proveedor de atención médica de sus hijos si se recomiendan las pruebas de plomo. Si su hijo no tiene seguro médico, debe llamarnos al (608) 266-4821 para que podamos ayudarlo a programar una prueba”, continúa Hausbeck.

Cualquiera puede sufrir un envenenamiento por plomo, pero los niños de entre seis meses y seis años que viven o visitan viviendas construidas antes de 1978 corren el mayor riesgo.

El envenenamiento por plomo ocurre si se traga o se respira el plomo. La mayoría de los niños se intoxican con plomo por el polvo de la pintura de las casas construidas antes de 1978. Pueden ensuciarse las manos y los juguetes con polvo de plomo invisible. Luego, cuando se llevan las manos o los juguetes a la boca, pueden intoxicarse con plomo.

“En 2020, nuestro personal ayudó a las familias de 56 niños del condado de Dane que tenían envenenamiento por plomo”, dice Hausbeck. “Trabajamos con las familias cuando un niño se intoxica para asegurarnos de que reciban la atención y el seguimiento que necesitan. También orientamos sobre cómo solucionar las fuentes de plomo en la casa”, manifiesta Hausbeck. “Dado que a menudo no hay señales de que un niño haya sido envenenado por plomo, la prevención y las pruebas son las claves para que los niños estén sanos”. 

Dado que la intoxicación por plomo se puede prevenir, si un niño vive en una casa construida antes de 1978 o la visita con frecuencia, es importante tomar precauciones para evitar la exposición al plomo.
Las precauciones son:

Según la legislación federal, el propietario debe informar de los peligros del plomo a las personas que alquilan o compran una casa construida antes de 1978 antes de firmar el contrato. Es ilegal ser desahuciado u hostigado por quejarse del plomo. El personal de salud pública puede ayudar si no se dio información sobre los posibles peligros del plomo en un apartamento o una casa.

Si se toman precauciones para prevenir la exposición al plomo y se asegura de que los niños en riesgo de envenenamiento se hagan las pruebas de detección necesarias, se puede evitar el envenenamiento por plomo.

Contactos

Categoría: 
Health & Safety